Vitolphilia.com
Fábrica La Corona


English

En 1845 José Cabargas, propietario de una fábrica de tabacos ubicada la calle Cuba número 129, La Habana, creó  la marca "La Corona", que poco después vendió a la empresa “Antonio Cabargas y Compañía”, que poseía una manufactura en la calle Galiano número 93.

En 1882 la marca fue adquirida por Manuel López, dueño de “La Vencedora”, otra fábrica de puros situada en la calle Monte, trasladada posteriormente al número 28 de la calle Figuras.

En 1885 López entró en sociedad con Segundo Alvarez, un asturiano con más de 30 años de experiencia en la industria del tabaco torcido, pero en el mismo año Alvarez quedó nuevamente como único propietario de “La Corona”, uniéndose después con el también asturiano Perfecto López para crear la sociedad “Alvarez, López y Compañía”.

En 1889 la fábrica volvió a trasladarse, esta vez para el edificio conocido como Palacio de Aldama, en la esquina formada por las calles Reina y Amistad.

Meses después el alemán Gustavo Bock, principal propietario de “Henry Clay and Bock & Company Limited”, compró parte de las acciones de “La Corona”. Después, la empresa fue vendida a la compañía inglesa “Havana Cigar and Tobacco Factories Ltd.” y posteriormente a la norteamericana “American Tobacco Company” (A.T.C).”

En 1902 se hizo cargo de la fábrica una subsidiaria de la A.T.C., la “Havana Commercial Company”, que muy pronto fue conocida popularmente con el nombre de “Trust Americano”.

En la década de 1930, la A.T.C. construyó una fábrica de puros en Trenton, Nueva Jersey y comenzó a producir allí tabacos de la marca “La Corona”, con hojas importadas desde Cuba.

Entonces la A.T.C. decidió cerrar la fábrica del Palacio de Aldama, pero tabacos con la marca “La Corona”, se siguieron produciendo para consumo interno, ahora bajo el control de la llamada “Compañía Tabacalera Cubana S.A.”, en un edificio construido por el trust en 1904.

Al ser intervenida en 1960, la fábrica quedó bajo la dirección de la Empresa Cubana del Tabaco. Poco después la marca fue descontinuada, pero en 1989 se introdujo nuevamente en el mercado internacional.

Orlando Arteaga Abreu.