Vitolphilia.com
Fábrica H. Upmann

English

La Fábrica de tabacos H. Upmann fue fundada en La Habana en 1844 por dos inmigrantes que llegaron a Cuba procedentes de la ciudad alemana de Bremen: Los hermanos Herman y August Upmann, quienes establecieron su taller en la calle San Miguel número 85.

En 1890 los Upmann construyeron un nuevo edificio para su fábrica, en la manzana comprendida entre las calles Carlos III, Belascoaín, Estrella y San Carlos. Fue este, en su época, uno de los edificios más grandes y hermosos de la ciudad.

Herman Upmann murió en Alemania en 1894. De su matrimonio con Marie Braesecke habían nacido tres hijos, Herman Albert, Albert Heinrich y Carl Julius. Después de la muerte del padre, los dos primeros fueron enviados a La Habana, donde aprendieron los secretos de la industria del tabaco bajo la tutela de su tío de August.

Finalmente, August regresó también a Alemania, dejando a sus dos sobrinos al frente de los negocios. La empresa pasó a denominarse "H. Upmann y Compañía". Carl Julius, el tercero de los hermanos, estableció una fábrica de tabacos en Nueva York bajo la marca “Carl Upmann”.

Al comenzar la Primera Guerra Mundial, los alemanes residentes en América fueron perseguidos. En 1917 Herman Albert fue obligado a guardar reclusión domiciliaria y la familia quedó prácticamente arruinada por la crisis económica que sobrevino.
En 1922 la fábrica fue vendida en subasta por la cantidad de 30,000 pesos oro y en diciembre del mismo año vendida a la empresa británica “Frankau, S.A”, predecesora de la actual “Hunters & Frankau Limited”.

Herman Albert murió poco después en La Habana, en tanto que su hermano Heinrich Albert, casado con una norteamericana, se fue a vivir a los Estados Unidos.

Después de comprar la “H. Upmann”, Frankau la arrendó en 1924 a una sociedad creada por los hermanos Manuel, Bernardo, Francisco y José Solaun e integrada además por Otto Brades, Paul Meyer y Francisco Fernández. Los hermanos Solaun eran españoles y habían emigrado a Cuba en 1898, estableciéndose como cosecheros de tabaco en la localidad de Puerta de Golpe, provincia de Pinar del Río.

Antes de comprar la H. Upmann se habían trasladado a La Habana donde habían comprado la fábrica de puros “Baire”, situada en la calle Belascoaín esquina a San Rafael, donde comenzaron a fabricar sus puros H. Upmann. En 1928 ubicaron la tabaquería en la calle Figuras.

En 1936 la firma Frankau canceló el contrato con los Solaun y un año después vendió la marca “H. Upmann” a los hermanos Benjamín y Alonso Menéndez, propietarios, junto con José García, de la fábrica “Particulares”, situada en la calle Virtudes número 609, taller donde comenzaron a producir puros de la recién adquirida marca.

Los Menéndez-García eran propietarios de las marcas "Byron" y "Particulares", así como también de un almacén de tabaco en rama en la calle Amistad número 407. Poco después de introducir las marcas "Montecristo" y "El Patio", vendieron la “Particulares” a la “Cifuentes, Pego y Compañía”, empresa propietaria de la fábrica "Partagás".

Cuando la marca “H. Upmann” estaba próxima a cumplir su primer centenario, los Menéndez-García quisieron celebrarlo inaugurando un nuevo edificio para su fábrica. Utilizaron para construirlo los terrenos donde se alzaba su almacén de rama en la calle Amistad. La nueva construcción fue estrenada en 1944.
 
En 1960 la empresa fue intervenida, permaneciendo en la calle Amistad hasta que fue trasladada a un nuevo taller en la calle 23 del Vedado, lugar donde había funcionado durante muchos años la fábrica de cigarrillos Partagás.

Orlando Arteaga Abreu.